Antonio López Alonso

Obra creativa de Antonio López Alonso, editada por Ediciones Irreverentes, Edaf, La Universidad de Alcalá y otras. Premio de relatos "Antonio López Alonso".

18.2.06

Antonio López Alonso en Orihuela, para presentar "A Miguel Hernández lo mataron lentamente"

( Foto Paco Manzano)
Para Antonio López Alonso "es un orgullo poder presentar este libro en Orihuela, en la tierra de Miguel Hernández; porque creo que es el principal lugar al que hay que ir para hablar de Miguel, pero también por una cuestión afectiva. He dedicado mucho tiempo a preparar esta obra, he trabajado mucho sobre Miguel y sobre Orihuela, y espero que el encuentro con la gente de la tierra sirva para enriqecernos todos y para que nos encontremso todos, de nuevo, con la obra de Miguel".

1 Comments:

At 8:03 a. m., Anonymous Juan Carlos Gallo said...

In memorian:
A miguel que muere solo.



Así dedicó el italiano Antonio Fantucci su poema 'Mane, Domine, Nobiscum' inspirado por la muerte del gran poeta español Miguel Hernández

Años más tarde el Sumo Pontífice Juan Pablo II publica su Carta Apostólica MANE NOBISCUM DOMINE al Episcopado, al Clero y a los fieles para el Año de la Eucaristía 2004-2005.

En su introducción comienza: “Quédate con nosotros, Señor, porque atardece y el día va de caída» (cf.Lc 24,29). Ésta fue la invitación apremiante que, la tarde misma del día de la resurrección, los dos discípulos que se dirigían hacia Emaús hicieron al Caminante que a lo largo del trayecto se había unido a ellos. Abrumados por tristes pensamientos, no se imaginaban que aquel desconocido fuera precisamente su Maestro, ya resucitado”.

Escribo estas notas a pocos días de la Pascua, luego de conocer que en Orihuela – su pueblo – la Casa natal de Miguel Hernández se encuentra en estado de abandono, pese a los anuncios sobre su restauración, y a las intenciones de fundaciones y otras instituciones.

Un extraño documento de la Prisión de Alicante donde falleciera Miguel a los 31 años cuenta que los médicos no pudieron cerrar sus ojos después de muerto.

¿Estarán cerrados los nuestros?

No soy español, no me considero por tanto juez del abandono de los tesoros de esa nación, pero como persona, como ser humano considero que todos aquellos que día a día vemos con espanto como la guerra, el terrorismo y la miseria siguen asolando el planeta tenemos la obligación de manifestar nuestro dolor ante la pérdida cultural que representa.

Perito en Lunas, así titulo Hernández a su primer trabajo, más tarde describiría magistralmente las miserias de la guerra fraticida, el hambre con que su mujer alimentaba a su hijo, la desesperanza de un cuerpo “tiznado” por la pena.

“Cuanto penar para morirse uno”

No conozco Orihuela y tal vez nunca pueda hacerlo, pero reclamo por el derecho de mis hijos y del resto de las personas de esta Tierra a preservar la memoria de aquellos que cómo Miguel Hernández iluminaron con su arte las épocas más oscuras.
Permitamos a Miguel quedarse con nosotros o mejor quedémonos con él.



Dr. Juan Carlos Gallo

Buenos Aires, Argentina


Estas líneas han sido enviadas a Medios argentinos y españoles con la esperanza que llegue a las personas que deben ocuparse del tema.
Es mi modesto parecer que no hablamos solo de la Casa donde nació un escritor. Hablamos de una época (que aún perdura) en la que cualquiera podría terminar sus días en prisión solo por pensar.

Sería un honor para mi viera con buenos ojos esta iniciativa de un solo hombre pero que tal vez se convierta en la de miles.

Atentamente

Juan Carlos Gallo

 

Publicar un comentario

<< Home


Contador de visitas desde el 1 de marzo de 2006