Antonio López Alonso

Obra creativa de Antonio López Alonso, editada por Ediciones Irreverentes, Edaf, La Universidad de Alcalá y otras. Premio de relatos "Antonio López Alonso".

20.1.06

LÓPEZ ALONSO Y MIGUEL ANGEL DE RUS PRESENTAN A LOS MEDIOS EN EL ATENEO DE MADRID, "A MIGUEL HERNANDEZ LO MATARON LENTAMENTE"

El autor muestra, paso a paso, cómo las pésimas condiciones sanitarias y alimenticias de las cárceles franquistas llevaron a la muerte al poeta de Orihuela
Para López Alonso, "lo más terrible fue que se le impidió ver a su hijo. Eso fue un sufrimiento terrible. Sólo pudo verle una vez, justo antes de morir, cuando el corazón casi ni le latía".
Antonio López Alonso, autor de "A Miguel Hernández lo mataron lentamente" (Ediciones Irreverentes) explicó ante los medios de comunicación el por qué del título del libro "he usado esta forma de expresar como se le destrozó la salud durante su paso por las cárceles franquistas en homenaje a lo que dijo Pablo Neruda cuando le preguntaron cómo había muerto Miguel Hernández, a lo que contestó que lo habían ajusticiado lentamente. Efectivamente, se dieron las circunstancias en las terribles cárceles de la postguerra para que Miguel Hernández muriera del modo más doloroso».
El escritor Miguel Angel de Rus fue el presentador del libro y se expresó en términos de similar dureza. "López Alonso demuestra con datos que hubo torturas en las cárceles de la dictadura, pero no como las torturas que vemos en la cárcel norteamericana de Guantánamo, sino una tortura más primitiva; se hacía padecer a los presos republicanos unas pésimas condiciones higiénicas, teniendo una letrina para cada doscientos presos, la alimentación era casa inexistente, tenían una taza de agua cada tres días, el agua era insalubre… incluso se les hacía beber aguas residuales. Estaban tan hacinados, que dormían los unos sobre los otros y a veces sucedía que al despertar, un preso descubría que había dormido sobre el cadáver de un compañero".
Miguel Hernández, uno de los más grandes poetas españoles, murió como consecuencia directa de la Guerra Civil española. No fusilado, aunque estuvo condenado a muerte, sino como resultado de su encarcelamiento. Antonio López Alonso hace un estudio extraordinario de las cárceles como método represivo de los vencedores en la posguerra, del tránsito carcelario del preso Miguel Hernández como clave esencial de su enfermedad, nos muestra con datos cómo sufrió problemas cerebrales y cómo la tuberculosis acabó con él, como hiciera con tantos otros presos. En este libro, el autor utiliza las palabras del propio Miguel Hernández para describir cómo apenas podía dormir en la cárcel, porque las ratas pasaban sobre su cuerpo e incluso cagaban sobre su cabeza.
Dispéptico gastrointestinal, jaquecoso, probablemente, en el trasfondo de ambos cuadros, víctima de ansiedad. En los últimos días de noviembre, de 1941, Miguel, ya en Alicante, enferma de tifoidea e ingresado en la enfermería del Reformatorio, López Alonso relata cómo le asiste el doctor José Mª Miralles, quien ante el cuadro diarréico intenso del poeta y la fiebre alta, prescribe tratamiento, cediendo el cuadro intestinal diarréico, pero no la fiebre, asociada a un cuadro de intenso cansancio. En realidad, una vez superada la infección intestinal tifoidea, es cuando la tuberculosis pulmonar aguda hizo su aparición. Miguel Hernández empezó a ser tuberculoso a finales de noviembre de 1941. Lo que es claro es que los pocos años que transitó de una cárcel a otra, especialmente desde Palencia hacia adelante, sufrió una serie de condicionantes o factores exógenos que le hicieron padecer un cuadro infeccioso pulmonar no tuberculoso en Palencia, un probable cuadro bronquítico agudo en Ocaña, tampoco tuberculoso y una tifoidea en Alicante.
La tuberculosis pulmonar de finales de noviembre del 41, hay que enclavarla en ese contexto de presidiario, en un ambiente epidemiológico de hacinamiento, sufrimiento moral, espacio cerrado, y hambruna, que fueron minando poco a poco las defensas de Miguel hasta matarlo sin necesidad de fusilarlo. Es una biografía desde el punto de vista médico, es decir, una patografía, en la que traza una teoría médica sobre la muerte del escritor, que establece que éste murió de tuberculosis «debido a las circunstancias de hambre y hacinamiento que había en las cárceles españolas en esa etapa, entre 1936 y 1942. Miguel Hernández murió en la cárcel de Alicante, con la eclosión de la enfermedad, que ya venía arrastrando en todo el tránsito carcelario, en Palencia y Ocaña».
Para López Alonso, "lo más terrible fue que se le impidió ver a su hijo. Eso fue un sufrimiento terrible. Sólo pudo verle una vez, justo antes de morir, cuando el corazón casi ni le latía".

Más información: http://www.edicionesirreverentes.com

7 Comments:

At 12:06 p. m., Anonymous Anónimo said...

Os escribo desde Orihuela. He pedido el libro, pero me dicen que la distibuidora aún no lo ha servido. A ver si espabilan, porque somos varios los que queremos leerlo.
¿Podría venir a Orihuela a dar una conferencia? seguro que sería un éxito

 
At 12:46 p. m., Anonymous Anónimo said...

Intenté estar en la presentación, pero fue imposible. Había más gente fuera de la sala que dentro.
Hubiera sido mejor en el salón de Actos. Qué barbaridad.

 
At 6:52 p. m., Anonymous javiercom said...

Un libro desvela que el poeta Miguel Hernández murió torturado.
El catedrático de Cirugía de la Facultad de Medicina de la madrileña Universidad de Alcalá (UAH) Antonio López Alonso desvela en su libro que presenta hoy, "A Miguel Hernández lo mataron lentamente", los detalles de las torturas que llevaron a la muerte a este poeta español de la Generación del 27.
Esta no es la primera vez que López Alonso, ex decano de la facultad de Medicina de la UAH, se introduce en cuestiones de salud relacionadas con personajes históricos, ya que en otros trabajos ha abordado cuestiones relacionadas con Santa Teresa de Jesús o Carlos II.
Su trabajo más reciente al respecto habla de "Cervantes y la acondroplasia de El Quijote".

Fuente: http://actualidad.terra.es/cultura/articulo/miguel_hernandez_libro_desvela_poeta_692854.htm

No me extrañaria nada, ya que nos han ocultado tantas cosas de los
crímenes franquistas de la Guerra Civil, de todas formas se ve que la preocupación de los político no es esclarecer la verdad sino solo les preocupa si unos papeles van aqui o van alla.

 
At 12:29 p. m., Anonymous Anónimo said...

He leído la información sobre este libro en ABC Valencia pero en El Corte Inglés no está todavía. ¿Sabe alguien cuando va a estar?

 
At 7:49 p. m., Anonymous Ché said...

Por fin ha llegado el libro a Alicante. ¡Qué gozada! Muy bueno, se ha hecho esperar, pero muy bueno. ¿Va a venir el autor por aquí a dar una charla o algo?

 
At 10:26 a. m., Anonymous Eliseo said...

He leído el libro este fin de semana y sólo puedo decir "chapeau". El estudio médico está perfectamente documentado, y el entorno queda descrito de un modo magistral.
Sería conveniente amplir este estudio a más cárceles en la misma época para contrastar los datos y comprobar cuál era la realidad de los años 40.

 
At 1:29 p. m., Anonymous Anónimo said...

¿Se va a presentar el libro en Alicante?

 

Publicar un comentario

<< Home


Contador de visitas desde el 1 de marzo de 2006