Antonio López Alonso

Obra creativa de Antonio López Alonso, editada por Ediciones Irreverentes, Edaf, La Universidad de Alcalá y otras. Premio de relatos "Antonio López Alonso".

20.1.06

INVESTIGACIÓN MÉDICA
«Las circunstancias de la cárcel mataron a Miguel Hernández»

López Alonso presenta hoy en el Ateneo de Madrid su libro sobre el poeta oriolano


El motivo de la muerte del poeta alicantino Miguel Hernández es el punto de partida del libro «A Miguel Hernández lo mataron lentamente», del médico cirujano, catedrático en la Facultad de Medicina de la Universidad de Alcalá (Madrid) y ex decano de la misma, Antonio López Alonso. El libro se presenta hoy en el Ateneo de Madrid.El autor se pregunta de qué fue consecuencia la tuberculosis que llevó a la muerte a Miguel Hernández, «teniendo en cuenta los antecedentes y manejando datos que intentan demostrar la patología del poeta».López Alonso ha escrito una biografía desde el punto de vista médico, es decir, una patografía, en la que traza una teoría médica sobre la muerte del escritor, que establece que éste murió de tuberculosis «a consecuencia de las circunstancias de hambre y hacinamiento que había en las cárceles españolas en esa etapa, entre 1936 y 1942».Este autor afirma que «el poeta murió en la cárcel de Alicante, con la eclosión de la enfermedad, que ya venía arrastrando en todo el tránsito carcelario, en Palencia y Ocaña».El catedrático rebate en el libro otros documentos «que relacionan dolencias durante la vida de Miguel Hernández con su muerte». Este autor contradice estas versiones, afirmando que «no hay ninguna duda de que la enfermedad se contrajo en la cárcel y las condiciones en ésta provocaron un deterioro del sistema inmunológico». Un ejemplo es «la carta que en 1936 le envía Miguel Hernández a su mujer Josefina, en la que relata una infección de estómago que algunos autores relacionan con el inicio de la tuberculosis. En mi opinión sólo era un trastorno de ansiedad, como lo llamaríamos ahora».Antonio López Alonso ha utilizado para escribir esta obra información de revistas especializadas, publicaciones sobre la biografía de Miguel Hernández y documentación sobre la enfermedad, «he acudido para ello al Archivo Histórico Nacional, a la Biblioteca Nacional y al Ateneo de Madrid».En este libro aparecen dos ámbitos que se funden, según el propio autor, «lo médico recubierto de lo estrictamente literario». Su intención, manifiesta, «no era hacer un libro de medicina». También dice a este respecto que «ha habido un intento de mezclarlo con la obra poética de Miguel Hernández y Lorca».El título de la obra, está adaptado de «lo que dijo Neruda cuando le preguntaron cómo había muerto Miguel Hernández, a lo que contestó que lo habían ajusticiado lentamente».

1 Comments:

At 10:42 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hola:
Soy de Orihuela y tento que decir que lo que afirma el doctor López Alonso es cierto.
A Miguel no le denunciaron por rojo, sino por envidias y malos quereres. Hay que vivir en un pueblo para saber cómo es la gente. Miguel no molestaba por rojo, sino porque sabía leer y escribir y eso le jodía al alcalde.
En la guerra no se mataba por ideas, sino por envidia o para robar al vecino. Esa es la verdad.

 

Publicar un comentario

<< Home


Contador de visitas desde el 1 de marzo de 2006